DESPIDO OBJETIVO

En otros artículos anteriores hemos hablado de los diferentes tipos de despidos. Hoy toca hablar del Despido Objetivo regulado en el artículo 52 del estatuto de los trabajadores.

El artículo 52 nos da unas causas por las que podemos ser despedidos. ¿cuáles son esas causas?:

  • La primera que nos dice la normativa es la INEPTITUD, que puede ser conocida o sobrevenida. Pero no se permite al empresario alegar ineptitud tras un periodo de prueba si se basa en características ya conocidas del trabajador.
  • Por falta de adaptación del trabajador, imaginemos que una empresa mete una máquina nueva y el operario no se adapta a manejar la máquina. Esto no es tan sencillo, el empresario esta obligado a formar a sus empleados para evitar abusos.
  • Por causas económicas, técnicas, organizativas o de la producción, vamos a ir diferenciando las causas. Por causas económica entendemos cuando hay una situación económica negativa para la empresa, como pérdidas actuales o previstas o disminución persistente de los ingresos ordinarios o ventas. La causa técnica se produce cuando hay un cambio en los medios de producción. Las causas organizativas son aquellas que comportan cambios en los sistemas y métodos de trabajo del personal o el método de producción. Por último, las causas productivas, son cuando hay un cambio en la demanda de los productos o servicios que la empresa comercializa, por ejemplo, ya no vendemos tantos “coches” y hay que organizar la plantilla para la nueva demanda.

En estos casos, el empresario tiene que acreditar la causa alegada, tiene que determinar de qué manera afectan las causas alegadas en los contratos que se pretende extinguir y, por último, debe probar que las medidas tomadas son las mejores para hacer frente a las causas que dan origen al despido.

  • Por ABSENTISMO, el trabajador tiene que respetar su jornada laboral y horarios, por tanto, se puede sancionar los incumplimientos injustificados. Desde el RDL 4/2020 de 18 de febrero, ya no es causa de despido objetivo la ausencia intermitente al trabajo por causas justificadas. Este Real Decreto Ley entra en vigor el 2º de Febrero y no tiene carácter retroactivo. El 17 de junio de 2020 se aprueba en el Congreso el proyecto de ley para la derogación definitiva del despido por baja médica. Anteriormente el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores permitía la extinción contractual con derecho a una indemnización reducida en el caso de que existieran tanto inasistencias injustificadas como bajas médicas por contingencias comunes de duración inferior a veinte días de la persona trabajadora que superaran determinados porcentajes.

¿Cómo se tiene que producir este despido?

El empresario debe comunicar al trabajador por escrito la causa del despido. Tiene que dar un preaviso al trabajador de 15 días, el trabajador en este periodo tendrá derecho a 6 horas de permiso retribuido para encontrar otro trabajo. El empresario deberá entregar la indemnización correspondiente al trabajador  y es importante la firma del finiquito en el despido como ya hablamos en un artículo anterior.

El trabajador puede impugnar la decisión empresarial, siempre recomendamos el estar asesorado por un buen Abogado o Graduado Social, los consejos de “bares” nos pueden salir caros.

Si hemos impugnado esta decisión iremos a los tribunales (antes acudiremos a la conciliación previa) y el despido se puede catalogar como:

  • Despido procedente, en el cual se convalidan los efectos desde que se dio la extinción del contrato
  • Despido improcedente, cuando haya faltado algún requisito legal, pudiendo el empresario abonar una mayor indemnización o readmitir al trabajador.
  • Despido nulo, cuando el despido tiene un móvil discriminatorio o atenta contra derechos y libertades fundamentales. También en determinados casos vinculados al embarazo, lactancia, maternidad y paternidad. Producirá la readmisión del trabajador en la empresa, con abono de los salarios de tramitación.

¿Cuál será nuestra indemnización?

Pues depende de como se haya catalogado nuestro despido. 

En un despido procedente la indemnización corresponderá a 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

Si el despido es catalogado como improcedente, la indemnización se calcula en dos tramos, la indemnización será de 45 días por año trabajado hasta el 12 de febrero de 2012 y 33 días por año trabajado a partir de esa fecha con un máximo de 24 mensualidades.

Como en todos los artículos, si en algo dudas o tiene algún tipo de consulta ponte en contacto conmigo e intentamos solucionar esas dudas. Y para estar al día suscríbete al blog.

Puntuación: 1 de 5.

4 comentarios sobre “DESPIDO OBJETIVO

  1. Buenos días, Quería saber si puedes indicarme cuál es el sueldo correcto, enviándote un contrato para que veas la categoría y convenio y me digas cuánto sería lo correspondiente para saber si es correcto o no y el coste de mirarme eso, muchas gracias un saludo,  Susana Pastor

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: