INCAPACIDAD PERMANENTE PARCIAL

Después del artículo publicado sobre la incapacidad temporal vamos a por el siguiente paso, la incapacidad permanente. ¿Qué es la incapacidad? Pues podemos definirla como el no ser capaz de desempeñar un trabajo y que esa imposibilidad se reconozca por quien corresponda en cada caso. Como comentamos en el artículo anterior, esta incapacidad para trabajar se va a proteger con una prestación económica que sustituye a nuestro salario. Hoy nos vamos a centrar en la incapacidad permanente parcial.

Un trabajador está en situación de Incapacidad Permanente cuando, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral, y que puede causar derecho a una prestación de cuantía variable según el grado de la incapacidad. Tenemos 4 posibles casos de categorías de incapacidad permanente:

  • Incapacidad permanente parcial
  • Incapacidad permanente total
  • Incapacidad permanente absoluta
  • Gran invalidez

En este artículo vamos a definir la INCAPACIDAD PERMANENTE PARCIAL.

Definimos la Incapacidad Permanente Parcial cuando las secuelas producen una disminución en el rendimiento normal para su PROFESIÓN HABITUAL que no sea inferior al 33% y al tiempo no le inhabilite completamente para realizarla.

Hay que reseñar que la seguridad social reconoce indemnizaciones a tanto alzado ante lesiones o mutilaciones de carácter definitivo derivadas de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional que alteren la integridad física del trabajador sin que lleguen a constituir una incapacidad permanente.

La prestación de la incapacidad permanente parcial consiste en una indemnización a tanto alzado. La cuantía de la indemnización es igual a 24 mensualidades de la base reguladora que sirvió para el cálculo de la incapacidad temporal. Si no ha habido incapacidad temporal anterior, la base reguladora que se tomará será la que hubiera correspondido por incapacidad temporal. 

Vamos a poner un ejemplo para entenderlo mejor, David, trabajador de “talleres las chapuzas” está de incapacidad temporal por enfermedad común y se le reconoce la incapacidad permanente parcial. La incapacidad temporal empezó en mayo, por tanto, para calcular la base reguladora hemos utilizado la nómina de abril. La base de cotizaciones por contingencias comunes de abril son 2000 euros. Cogemos la base de cotización de contingencias comunes del mes anterior a la baja/ Nº de días del mes (30 si el trabajador tiene salario mensual, 28, 29, 30, si tiene salario diario). Por tanto, en este caso vamos a dividir 2000/30 días= 66,66 euros diarios.

Para saber la indemnización base reguladora diaria x número de días del mes x 24 mensualidades. En este caso 66,66 x 30 x 24= 48000 euros de indemnización.

HAY QUE RECORDAR QUE ESTA INDEMNIZACIÓN ESTA SUJETA A RETENCÓN Y A TRIBUTACIÓN EN EL IRPF.

Si la incapacidad proviene de enfermedad común o accidente no laboral el encargado del pago es el INSS, por el contrario si la incapacidad deriva de accidente laboral o enfermedad profesional paga la mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

¿Qué requisitos necesitan los beneficiarios?  Los requisitos que deben reunir las personas incluidas en el Régimen General de la Seguridad Social para percibirla prestación por incapacidad permanente parcial, cualquiera que sea la contingencia que la origine son:

  • No haber cumplido los 67 años de edad, o 65 años si se acreditan 38 años y 6 meses de cotización en la fecha del hecho causante o, si la prestación deriva de contingencias comunes, no reunir los requisitos exigidos para acceder a la pensión de jubilación contributiva.
  • Estar afiliadas y en alta o situación asimilada al alta.
  • Si la incapacidad deriva de enfermedad común, tener cubierto un periodo previo de cotización:

1.- 800 días de cotización comprendidos en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en la que se haya extinguido la incapacidad temporal de la que derive la incapacidad permanente.

2.- Para trabajadores menores de 21 años, deberán acreditar la mitad de los días transcurridos entre la fecha en que se hayan cumplido los 16 años y la iniciación del proceso de incapacidad temporal, en la fecha de la baja por enfermedad.

3.- En el caso de trabajadores con contratos a tiempo parcial, se aplicarán las reglas establecidas en el RD-Ley 11/2013, de 2 de agosto.

Si la incapacidad deriva de accidente, sea o no laboral o de enfermedad profesional, no se exige periodo previo de cotización.

El hecho causante se produce o bien en la fecha de extinción de la incapacidad temporal si la incapacidad permanente surge tras la extinción de la incapacidad temporal de la que se deriva, por agotamiento del plazo o por alta médica con propuesta de incapacidad permanente, o cuando se emite el dictamen-propuesta del Equipo de Valoración de la incapacidad, si la incapacidad permanente no está precedida de incapacidad temporal o ésta no se ha extinguido.

La incapacidad permanente parcial es compatible con cualquier tipo de actividad y también es compatible con el trabajo que venimos desarrollando.

Pues con esto hemos hecho una buena guía de la incapacidad permanente parcial. Esperamos que os interese y os sirva.

Suscribíos al blog para seguir creciendo.

Puntuación: 1 de 5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: